Al Rey corresponde manifestar el consentimiento del Estado para obligarse internacionalmente por medio de tratados: