El Rey arbitra y modera: