Según el artículo 125 de la Constitución española, los ciudadanos: