En el ámbito de la Administración General del Estado y, a efectos de lo previsto en la Ley 37/2007, se considera infracción grave: