Si la Administración no ejecuta sus actos firmes, dispone la Ley 29/1998, que: