La Administración General del Estado, así como las Administraciones Autonómica y Local, deberán, en sus relaciones recíprocas, valorar el impacto que sus actuaciones, en materia presupuestaria y financiera pudieran provocar en el resto de Administraciones Públicas, de acuerdo con el principio de: