Cuando una petición se estime fundada, la autoridad u órgano competente para conocer de ella, vendrá obligada a atenderla y a adoptar las medidas que estime oportunas, a fin de lograr: