Uno de los principios en los que se inspira la Ley 27/2007, no es: