La Nación española, a través de la CE en su Preámbulo, proclama su voluntad de: