Los actos de las Administraciones Públicas son nulos de pleno derecho en los casos siguientes menos uno: