Cuando la reforma del Estatuto tuviera por objeto una alteración en la organización de los poderes de Canarias que afectara directamente a las Islas, se requerirá audiencia de los Cabildos Insulares