La Comunidad Autónoma está obligada a velar por un equilibrio territorial y por la realización interna del principio de solidaridad, para ello