¿Cómo garantizarán los poderes públicos la defensa de los consumidores y usuarios?