El gobierno y la administración autónoma de las provincias están encomendados a: