La Comunidad Autónoma de Canarias, a través de sus instituciones democráticas, asume como tarea suprema: