Para el cumplimiento de un deber inexcusable de carácter público o personal, y por deberes relacionados con la conciliación de la vida familiar y laboral, los funcionarios públicos tendrán derecho a un permiso de la siguiente duración: