¿Podrá la Administración convalidar los actos anulables?