Son principios regulados en la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público para el ejercicio de la potestad sancionadora: