Los poderes públicos garantizarán la defensa de los consumidores y usuarios, protegiendo: