La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre: